ABSORCIÓN ACÚSTICA

La absorción acústica (absorción del sonido) es la denominación común para referirnos a la capacidad que poseen todos los materiales para absorber una porción de la energía de las ondas sonoras cuando éstas inciden sobre ellos, reduciendo así la cantidad de energía sonora que es reflejada por el material.

 

Cuando una onda de sonido impacta en una de las superficies de una habitación, parte de la energía del sonido se refleja y otra parte penetra en la superficie. A su vez, esta energía penetrante es, o bien absorbida por el material convirtiéndose en energía calorífica, o bien transmitida a otras dependencias o bien reflejada. El nivel de energía convertido en energía calorífica primeramente en vibracion depende de las propiedades absorbentes de sonido del material.
Las propiedades absorbentes de sonido de un material se expresan en el coeficiente de absorción de sonido, α, (alfa) en función de la frecuencia. α oscila de 0 (reflexión total) a 1.00 (absorción total). 
Se puede decir que:
• La absorción aumenta con la frecuencia.
• Para altas frecuencias  la absorción no depende del espesor del material.
• Para bajas frecuencias la absorción aumenta con el espesor.
• Las diferentes densidades de los materiales facilita la absorcion en diferentes frecuencias.
Debido a que el coeficiente de absorción de un material varía en función de la frecuencia, se suele especificar a las frecuencias de 125, 250, 500, 1000, 2000 y 4000 Hz.
El efecto de borde o efecto de difracción, se produce por la difracción de onda en los bordes del material a medir, con lo que en este caso tendríamos que la absorcion acustica pueda ser mayor que 1.